La mayoría de las personas hablan de lo difícil que es la carrera de un bailarín y los desafíos a los que se enfrenta día a día; sin embargo, es importante saber qué hay detrás de ellos y en esta ocasión queremos dedicar este artículo a las mamás y también a aquellos papás que hacen el papel de mamá que están detrás de los bailarines y que día a día también se pueden usar desafíos en el mundo de una mamá de la danza.

Tómese la oportunidad de platicar con dos mamás que compartieron sus experiencias como mamás de dos bailarines ya continuación enumeramos algunos desafíos en los que quizás no habías pensado que una mamá de un bailarín o bailarina en formación o profesional se enfrenta:

Encontrar un buen lugar para que su bailarín se forme de manera formal y profesional.  Actualmente existe una gran oferta de escuelas de danza, sin embargo, ¿cuál es el resultado final de la escuela de danza? ¿Cuál es el resultado final de la escuela de danza? que resulta un tanto difícil siendo el tiempo de vital importancia en esta carrera. Además de buscar clases extra para reforzar su formación (acondicionamiento físico, ligas, pilates, etcétera).

Llevarle a las clases de danza. Hacer espacio en el ajetreado día para llevar a cabo las múltiples clases de danza que un bailarín debe tener es otro reto, que generalmente se lleva a cabo a la clase de los esperas hasta que termine y es una parte de tu día que debes poner dentro de tu misma rutina de día.

Esperar durante los largos ensayos.  A menudo los ensayos son interminables, en especial cuando el maestro o coreógrafo dice una última vez y todos sabían que no era la última vez.

Hacer malabares con el tiempo.  Lidiar con el trabajo, compromisos familiares, días de descanso, etcétera para poder cumplir con el tiempo que la danza exige, cuando la carrera de danza es muy demandante y tanto como bailarín, mamá y papá , tienen que hacer malabares con el tiempo para poder cubrir todos los compromisos de la vida normal y la danza.

Ir a los concursos de danza y sufrir la emoción y estrés al máximo. Como mamá nuestro bailarín preferido es nuestro futuro, el tiempo de la función es tan grande como el tiempo de preparación para el futuro. incluye estar fuera de su ciudad natal por varios días por lo que hay que sustentar gastos de hospedaje, transporte, pedir permiso en el trabajo para acompañarlos, etcétera.

Luchar con explicación para los maestros de los cursos de estudios escolares que su carrera de danza también es importante. Los niños tienen problemas y amenazas de ser reprobados por las faltas. la escuela, y encontrar el equilibrio entre su escuela y la carrera de danza resulta un tanto difícil.

Consolarle cuando no lograr obtener el papel, quedar en la audición, ganar la beca, el concurso, etcétera. Debes estar ahí para festejar sus triunfos y consolar cuando no haya obtenido el resultado esperado y no sigas creyendo en su danza y no se haya dado por vencido, salta a la vista con el estrés, la frustración, el fracaso, el éxito; y como mamá a veces tienes doble edad para ver que después de tanto esfuerzo no se consiguió lo esperado. Llorar a su lado cuando se lesiona y no puede bailar en las funciones y estar a su lado en el tiempo de rehabilitación. Sin embargo, hay que entrar al papel también como psicóloga. Y también inculcarles el sentido de la disciplina que la danza exige que tras un largo tiempo de estar en las clases, ensayos, funciones y concursos no dejados, y en ocasiones, faltar a clase, irse con los amigos o simplemente descansar,

.

Adentrar a tu niñ @ a un mundo fuera de lo convencional.  Además de cumplir con los compromisos de su formación dancística requiere, los padres solventan toda una serie de preguntas que el mismo mundo en el que se desenvuelve implica, como llevar al teatro a su compañía o bailarín preferido, comprarle el leotardo, calentador, zapatillas de moda, bolsa, etcétera, encontrar pasadores por todas partes en la casa, el auto y todo lugar por el que tu bailarina pase; comprar el tutú, vestuario o casaca, que todos sabemos que no es barato y que en ocasiones solo usará un par de veces y qué decir de las zapatillas de punta que se vencen en un dos por tres.

Estar en primera fila en todas sus funciones.  Así es como la obra de la memoria tras haber estado en todos los ensayos, durante la temporada y en las ocasiones en que solo fue posible por cada minutos, sin embargo, siempre disfrutas de tu propia experiencia y de tu vida.

Dejar de partir cuando se gana una beca, o ir a un concurso internacional.  El verbo irse con la preocupación de alguien más difícil, ya que está contento y emocionado por ese gran logro, pero es difícil el verl @ partir sol @, sin embargo es parte de la vida de una padre pasar por esos procesos en algún momento de la vida.

Volverse todóloga.  Como mamá de un bailarín @ incursionas en diversos aspectos, desde cuidarle la alimentación (nutrióloga); te vuelves vestuarista y costurera, ya que sí es cierto que los vestuarios se mandan a hacer, en ocasiones las funciones que se presentan con la necesidad de arreglos, adecuaciones y demás; estilista para hacerle el chongo perfecto o el peinado requerido para la obra; maquillista; experta en marcas de ropa y zapatillas de danza; saber la diferencia entre mallas rosa petipa, rosa y salmón; fisioterapeuta o al menos lo básico para atender las múltiples contracturas de la clase de danza; psicóloga; conocer la técnica de danza, y tras asistir a las funciones y las largas pláticas con tu hij @ volverse crítico de danza; entre otras cosas cosas.

Estos son algunos de los muchos desafíos a los que los padres de la danza se han quedado atrás y ahora saben lo que es una gran danza. Hay una gran mamá y su apoyo incondicional.

Gracias a todos los padres y madres que están en la calle del cañón con su bailarín predilecto ya que sin duda para un padre su hij @ siempre es su bailarín preferido y ellos son su admirador # 1.   

Agradezco a la Sra. Patricia Ramos Ojeda mamá de Fernanda Ramos y Gabriela Cedillo mamá de Zaira Ibarra, quienes llegaron recientemente al YAGP 2018 por compartirme sus experiencias e inquietudes como mamá de una bailarina.

 


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.